Como ser humilde segun la biblia


La biblia y la humildad

La biblia nos enseña que la humildad es una de las virtudes más importantes. Mateo 5:5 dice:”Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heritage”. La humildad nos hace mejores personas y nos ayuda a tener éxito en la vida.

Los versículos de la biblia que hablan de la humildad


La biblia tiene muchos versículos que hablan sobre la humildad. Algunos de los versículos más conocidos son los siguientes:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él confía, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

“Pero yo les digo: Amén hermanov míol si no te conviertes, serás también tú arrojado al fuego” (Lucas 9:5).

“Así que, cualquiera sea el que se abate y se humilla como esta niña, ese es el que mejor me agrada” (Mateo 18:4).

La importancia de la humildad según la biblia

La humildad según la biblia es una virtud muy importante. La biblia dice que Dios nos ha dado todas las cosas, pero debemos ser humildes para poder recibir lo que Dios tiene para nosotros. La humildad nos ayuda a poner a Dios en primer lugar y nos permite recibir todo lo que Él tiene para nosotros.

Cómo ser humilde

La humildad es una de las virtudes más valoradas en la Biblia.

Qué es la humildad

La humildad es la virtud que consiste en reconocer nuestra propia insignificancia y debilidad y en no hacer valer nuestros méritos. La humildad, por tanto, es opuesta a la soberbia, que es el excesivo amor a sí mismo.

Cómo podemos practicar la humildad en nuestras vidas

La humildad es una de las virtudes cristianas más importantes. La biblia nos enseña que debemos ser humildes como Cristo fue humilde. Pablo nos dice en Filipenses 2:3-8 “No hagáis nada por egoísmo o vanagloria, sino con sencillez y verdadera estima de vosotros mismos, considerando a los demás mejores que vosotros mismos. No busquéis vuestro propio interés, sino el de los demás. Tenéis este pensamiento entre vosotros, que fue también en Cristo Jesús, quien, siendo de condición divina, no retuvo el ser igual a Dios, sino que se despojó a sí mismo tomando la condición de siervo y haciéndose semejante a los hombres. Y reconocido como hombre, se humilló a sí mismo hasta la muerte y muerte de cruz”.

Cristo nos enseñó que debemos amar a nuestros enemigos, debemos perdonar a los que nos hacen daño y debemos servir a los demás antes de pensar en nuestras propias necesidades. Todas estas cosas son muestras de verdadera humildad. Si practicamos este tipo de actitudes en nuestras vidas, estaremos siguiendo el ejemplo de Cristo y glorificando a Dios.


Leave a Reply

Your email address will not be published.